Noticias
''NO QUISE MATARLE, EL DIABLO SE APODERÓ DE MÍ'', DECLARÓ
“Morí media hora, me desperté y vi gente a mi alrededor”, fue lo primero que Wilson Scappini Villalba dijo a su padre, don Pedro Scappini, cuando lo vio.

29/06/2020


comparte TWITTER TWITTER

El joven de 28 años confesó el crimen de su compañera de trabajo, la jueza Diana Eveline Mereles, pero alegó haber estado completamente fuera de sí al momento del hecho.

“Me dijo: el diablo se apoderó de mí, papá”, contó Pedro.El muchacho fue detenido detrás de la Tabacalera del Este, donde se había lanzado al agua en dos ocasiones, supuestamente intentando sacarse la vida.

“No sé quién me sacó del agua. Vi un camino rojo y llegué a la casa ajena. Cuando me vieron mojado y golpeado, me dijeron que llamarían a los bomberos. Yo les dije que llamen a la policía, yo quiero entregarme”, relató el joven guardia a su padre.

El autor del crimen afirmó estar arrepentido de lo sucedido. “Yo no quise matarle, el diablo se apoderó de mí”, reiteró.

Fuentes de la investigación revelaron a EXTRA que el joven estuvo consumiendo crack durante la tarde del sábado, al mismo tiempo que ingería bebidas alcohólicas, en su puesto laboral.


“Él tiene un problema de adicción”, admitió Pedro, asegurando que pensó que su hijo lo había superado, pero aparentemente seguía por aquel camino. El cuerpo de la víctima fatal fue hallado cerca de las 18:30 del sábado en el Juzgado de Hernandarias.

Las cámaras no andaban
Según los circuitos cerrados del pasillo de su oficina, Diana salió de allí a las 15:07 horas del sábado. Se cree que el crimen habría ocurrido a esa hora y empezado en la escalera, donde había rastros de sangre. En el pasillo las cámaras no funcionaban.

La Asociación de Jueces del Paraguay, la Corte Suprema de Justicia y la Asociación Femenina de Profesionales del Derecho del Paraguay condenaron el crimen al tiempo de exigir que sea investigado a fin de obtener justicia para la víctima.



La autopsia practicada a la víctima del horrendo crimen reveló que la mujer no solo luchó hasta donde pudo por su vida, sino que intentó evitar que la estrangulara. Su muerte fue agónica a causa del golpe y la gran pérdida de sangre que tuvo.

Pidió perdón por su hijo
“Es muy triste lo que pasó. Él era mi compañero. Era un buen muchacho”, dijo Pedro Scappini, su papá. Contó que desde hace años lucha contra la adicción de su hijo, que creía la había superado.

Mencionó que días antes del hecho el joven le contó que “veía gente a su alrededor”, por lo que “le dije que rezara mucho”, reveló el señor. “Yo le perdono a mi hijo”, dijo y pidió perdón a la familia de la víctima.





FUENTE: EXTRA




COMENTARIOS:
Lo mas Leido
Seguinos en las Redes