Noticias
Cuando el amor mueve: En bici la lleva a todos lados
Dicen por ahí que el amor verdadero es estar para la otra persona cueste lo que cueste. Y hacerlo con alegría, pese a que las dificultades y los obstáculos sean muy difíciles. Y don Vicente Ávalos (66) así lo demuestra día a día. Cada mañana, ni bien el sol se asoma, el hombre traslada a su esposa, doña Nélida Eugenia González (56) hasta su lugar de trabajo a bordo de una bicicleta, ya que la mujer no puede caminar.

06/03/2018


comparte

Caminando y con su bicicleta de costado, el “karai” traslada a su “patrona” kilómetros y kilómetros y cautiva a los que le observan en el trayecto. “Como no tenemos silla de ruedas ni nada de eso, la subo a mi bicicleta y la llevo hasta su lugar de trabajo donde vende golosinas, luego voy a trabajar también y vuelvo para buscarla horas después”, contó.

Para doña Nélida Eugenia González (56), él es único en su especie. No hay otro igual. Lo fue desde el primer instante en que sus miradas se cruzaron y nunca dejará de serlo. “Lo que él hace por mí lo convierte en el ser más bonito que Dios me pudo haber regalado”, dijo la enamorada mujer al referirse a su marido. “Si fuera por él yo no trabajaría, pero somos muy humildes y desde chica aprendí lo que es el sacrificio y por eso salgo a trabajar también”, explicó.

“Somos muy humildes y la plata no nos alcanza para una silla de ruedas. Pero así luchamos día a día. No solo a mi trabajo me lleva de esta manera, sino a donde quiera ir. Nunca recibo un no como respuesta. Le voy a estar agradecida siempre”, finalizó.


“Aprendí desde chica a hacer lo que sea”, dijo

Doña Nélida comentó que cuando tenía dos añitos sufrió parálisis infantil y todo le costó el triple siempre. “Aprendí desde chica a hacer lo que sea. Me sostengo con muletas”, comentó.

Explicó que su marido hace de todo como albañilería, vendedor. Comentó que tenían un carrito a caballo, pero hace un tiempo el animal se soltó y lastimosamente lo perdieron. “Usábamos el carrito para realizar trabajos como mudanzas, para vender frutas, pero ahora ya no podemos, sin dudas que nos afectó mucho”, alego “La verdad que vivimos con lo justo. Es así, pero luchamos y jamás nos decaemos por eso”, finalizó.


Fuente: DIARIO CRÓNICA DIGITAL


COMENTARIOS:
Lo mas Leido
Seguinos en las Redes