Noticias
Capataz cuenta cómo fue el crimen y su esposa dice que fue violada por abigeadores
El capataz Vicente Ramírez y su esposa Elizabeth Duarte, detenidos por el cuádruple crimen en la estancia Taguató, aseguraron que fueron víctimas de dos hermanos abigeadores, quienes habrían abusado sexualmente de la mujer y los mantuvieron amenazados en todo momento.

15/07/2019

comparte

VIDEO: TWITTER - TELEFUTURO


El sospechoso principal, Vicente Ramírez, indicó a la prensa que presenció el crimen de Alcibiades Desiderio Ayala Coronel (71), Francisca Nidia Núñez Romero (71) y sus nietos de 10 y 7 años, pero que no fue él quien los mató, pese a que en su poder fue encontrada el supuesto arma homicida.

“No fui yo el que disparó. Casi un mes y 15 días que planearon esto los tipos”, dijo respecto a dos hermanos conocidos por realizar abigeo en el Chaco (uno de ellos de nombre José). “(El cabecilla) me dijo: vamos a vender los animales, pero le dije que no porque le tenía ahí a mi familia. Después me amenazaron y entre dos se quedaron ahí varios días”, añadió.

Contó que inicialmente los propietarios no estaban en el establecimiento, porque su patrón iba constantemente a Asunción por salud, pero que el lunes le avisó que volvería con sus nietos a la estancia. Alegó que no podía advertirle sobre el plan que se estaba orquestando allí, al recibir amenazas por parte de los sujetos.

Cuando las víctimas llegaron al sitio, uno de los hermanos agarró la escopeta y les disparó a todos, de acuerdo con el capataz. “El niño intentó huir cuando vio que mataron a su hermana y abuelos. Entonces corrió y uno de los hombres le disparó”, relató.


“Me dieron muy poco”, dijo sobre el dinero recibido por parte de los criminales. “No podía hacer nada”, reiteró sobre el motivo por el cual no dio aviso a las autoridades.

Cuando el crimen ocurría, su esposa y sus tres hijos menores estaban en el chiquero, según contó el capataz, ya que olió que algo malo iba a ocurrir y los mandó lejos. Es por ello que deslindó responsabilidad de su esposa, además de los conductores que transportaron el ganado robado y del comprador que lo adquirió.

El hombre además contó que tras el crimen vino en colectivo hasta Fernando de la Mora, donde cayó preso junto con su esposa, y que la escopeta y otros elementos de la estancia fueron enviados en un automóvil desde el Chaco hasta ese lugar. En todo momento reiteró que no podía denunciar lo ocurrido porque estaba amenazado.

Por su parte, Elizabeth Duarte -sollozando- coincidió que fueron tomados de rehenes. Aseguró que los dos hermanos la llegaron a violar y que quisieron hacer lo mismo a su hija, pero que les rogó no hacerlo. “Le presionaron a mi marido, nosotros somos víctimas. No podíamos hacer nada porque nos tenían amenazados”, aseguró.

En medio de su terrible testimonio, la mujer indicó que estando en la chanchería no escuchó los disparos por el ruido del motor del agua.

La Fiscalía ahora se abocará a ordenar la inspección médica de la mujer para corroborar su versión y además de detener a los hermanos, quienes ya están plenamente identificados.





Fuente: HOY


COMENTARIOS:
Lo mas Leido
Seguinos en las Redes